LOS TEMPLARIOS Y SANTA CRUZ DE MOYA

Aproximadamente en el Siglo VIII, lo que actualmente conocemos como el Rincón de Ademuz y sus alrededores estaba bajo la dominación árabe. Éstos tenían diferentes Castillos, entre ellos el denominado SIERRA, emplazado en el actual Sta Cruz de Moya, posiblemente en la poco conocida «PEÑA del CASTILLO».

Eran tiempos difíciles, y el Rey de Castilla, Fernando III el Santo, había pactado con los árabes no atacarse mutuamente. Entonces ocurrió que, por sugerencia del Arzobispo de Toledo, D. Rodrigo Jiménes, se ideó una estrategia: el Señor de Albarracín, D. Pedro Ruiz de Azafra, ayudado por los Cruzados TEMPLARIOS, sería quien conquistara SIERRA, evitando, así, que el Rey rompiera su pacto. Por eso, esta conquista se inició desde Albarracín, pasando la Orden a ocupar el Castillo de Sierra, el 21 de septiembre de 1219. A partir de esta fecha y por tal hazaña, Sierra pasó a llamarse Sta. Cruz.* (Topónimo claro de la advocación templaria, además de que en el hábito llevaban una cruz.) . En esta época, este CASTILLO Y su Población consiguieron que se les otorgaran algunos privilegios.

Mientras, en la Villa de Moya, estaba instalada la Orden de Los Caballeros de Santiago… A Moya no le gustaba tener tan cerca varios Castillos ocupados por Templarios, entre ellos el de Sta. Cruz que, además, en aquella época no era de Castilla, sino que todavía dependía del Señorío de Albarracín. Pero los acontecimientos se precipitaron y MOYA, bajo favores reales creció y se convirtió en una gran Villa ya inaccesible para los árabes…, su expansión fue muy notable y sus proyectos excluían a los Castillos y Poblaciones de sus alrededores… Cañete pasó a ser Aldea de Moya. STA. CRUZ fue gravada con impuestos, sus privilegios quedaron en el olvido y, para remarcar su vasallaje a Moya, al nombre de SANTA CRUZ se le añadió «de Moya». Se hizo por decreto. (1222-1232)

Nota Siglo XXI. Encima de la conocida «PEÑA del CASTILLO», en Sta. Cruz de Moya, todavía se pueden ver restos de lo que fue su Castillo. Debajo de la tierra que allí pisamos, siguen dormidas sus ruinas. Quizás siguen pendientes de que alguien, algún día no lejano, las despierte… Quizás esperan la caricia de un Arqueólogo… Quizás todavía pueda producirse el milagro… Quizás…

EL porqué del Rincón de Ademuz. Si desplegamos un mapa, Nos sorprendemos y nos planteamos por qué Las Rinconadas (Sta. Cruz) no pertenece a Valencia, formando parte de todo su , Reino, uniéndose con el Rincón de Ademuz … O por qué el mencionado Rincón de Ademuz no forma parte del Reino de Aragón, ‘añadiéndosele a él nuestro Municipio… Seguimos preguntándonos por qué Castilla quiso siempre «conservar» para sí esta franja estrecha al Este, donde nosotros estamos enclavados… Nos tendríamos que remontar muchos siglos atrás, cuando los Reyes auténticos Amos y Señores de tierras y personas, canjeaban «sus» posesiones sin que sus pobres vasallos pudieran opinar y esto se hacía en tiempos de guerra, pero también en tiempos de pa z Para aplacar las iras del «Señor de Reino vecino…», para agradecerle un favor prestado…, como dote a un matrimonio convenido…

Sabemos que el Rincón de Ademuz fue conquistado por el Conde de Catalunya y Rey de Aragón, Pedro II , el Católico; y que lo repobló con aragoneses, pero que su hijo, Jaime 1, El Conquistador, «decidió» incluirlo en el Reino de Valencia… (Siglo XIII) y estas tierras en medio. Por la extensión (¡tan reducida!) no podía ser…No encontramos otra explicación que la de ser un punto estratégico debido a su río, nuestro Turia. Un río siempre ha sido, y más entonces, origen de vida, una fuente de riqueza, una aduana con la que se recaudaban impuestos si lo querían utilizar, una frontera natural… y mucho más, si se encuentra en un alejado extremo del Reino. Más adelante, en pleno esplendor de Moya, las aguas del Turia, a su paso por nuestra Aldea, se convirtieron en la única llave para el control del comercio maderero hacia Valencia…

Sí, por aquí trasportaban madera, con un permiso real concedido sólo a unos pocos, ya que Sta. Cruz de Moya era el único municipio castellano bañado por el Turia… El paso de maderadas por aquí fue fuente de conflicto entre reinos, especialmente en el siglo XIV.